internetInternet ha modificado para siempre la forma en la cual la audiencia se relaciona con los productos del mundo del entretenimiento. Uno de esos cambios se puede ver con claridad en la forma en la cual los fanáticos de series o películas pueden, de algún modo, dialogar con sus productos culturales preferidos a través de Internet.

Así como el consumo mismo de esos productos sucede mayoritariamente en línea, también los fanáticos dialogan con esos productos a través de diversas plataformas y de varias maneras diferentes.

Las teorías de fanáticos

Este es un fenómeno que se da especialmente en el ámbito de las series, pero que también se puede observar en las películas, especialmente en las sagas o aquellas basadas en historietas de superhéroes. Los amantes de estas series o películas intentan adivinar futuros desarrollos de la historia, o explicar elementos de ésta que no están claros en la ficción. Estas teorías pueden aparecer en forma de texto en distintas plataformas, o incluso en forma de video.

Algunas veces, las teorías son tan populares que pasan a formar parte del mundo de la serie o película, hasta el punto en el que los productores o actores de éstas deben, de algún modo, desmentir o confirmar las teorías en cuestión.

Reseñas

Antes de Internet, solamente los críticos profesionales tenían la oportunidad de emitir su opinión públicamente acerca de una película, obra de teatro, programa televisivo, juego de video, etcétera. Pero eso ha cambiado para siempre. Cualquier persona con acceso a Internet y un punto de vista propio puede opinar acerca de la calidad de estos productos.

Las reseñas pueden ser publicadas como texto en blogs, en las páginas de venta de los productos, o en forma de videos en línea. La popularidad de algunos de estos críticos a veces rivaliza con la de los periodistas profesionales del mundo del espectáculo. Desde los más dedicados fanáticos, hasta los detractores, la posibilidad de que cualquier usuario haga pública su opinión acerca de cualquier producto del entretenimiento es algo que ha llegado para quedarse.